ALTERACIONES DEL TIROIDES EN EL EMBARAZO

Las alteraciones en la glándula tiroides son la segunda causa de complicaciones endocrinas en la gestación después de la diabetes gestacional **info diabetes gestacional

Durante el embarazo la glándula tiroides materna produce más cantidad de hormonas para cubrir las necesidades maternas y fetales (el feto adquiere el control hipofisiario en la semana 20 aproximadamente)

A la necesidad de aumentar la producción de hormonas tiroideas, se suma que las hormonas del embarazo (como la BHCG) que afectan también al funcionamiento normal de la glandula tiroides

Como consecuencia de esta alteración la embarazada puede sufrir un desajuste en las hormonas tiroideas desencadenando HIPOTIRODISMO o HIPERTIROIDISMO GESTACIONAL


HIPOTIROIDISMO GESTACIONAL


La incidencia de hipotirodismo en la gestación es del 2-5%

Los síntomas de hipotiroidismo como cansancio, fatiga, aumento de peso, estreñimiento… se suelen confundir con facilidad con los síntomas de inicio del embarazo, es por eso que a TODAS las embarazadas se les realiza un control en la analítica del PRIMER TRIMESTRE (control ideal pregestacional antes de buscar embarazo)

Los embarazos con hipotirodismo no detectado y sin tratamiento tienen más riesgo de sufrir alteraciones en el desarrollo fetal o en el embarazo como aborto espontáneo, anemia o bajo peso al nacer

Por eso es importante la detección precoz y el tratamiento

El tratamiento habitual es con Levotiroxina (Eutirox) y la dosis se ajusta según los niveles de hormonas tiroideas (TSH y T4) y su evolución durante el embarazo. Según cada caso será el médico de cabecera, tocólogo o el endrocrino quien ajuste la dosis y paute los controles para valorar la evolución

TRATAMIENTO CON LEVOTIROXINA: se aconseja que la administración de levotiroxina se realice en ayunas y posteriormente se espere un mínimo de 30 minutos para la ingesta. Además es recomendable separar la toma de levotiroxina unas 4-6 h de la toma de sulfato ferroso,
carbonato cálcico o hidróxido de aluminio
, ya que disminuyen la absorción de levotiroxina

Las madres con HIPOTIROIDISMO PREVIO A LA GESTACIÓN no deben suspender su tratamiento habitual, pero si consultar con su médico por que con frecuencia es necesario aumentar la dosis

Seguir el tratamiento y los controles en el embarazo es fundamental, además de mantener una correcta suplementación con YODO durante todo el embarazo. El yodo es fundamental para la normal síntesis de hormona tiroidea **La suplementación con ácido fólico (400mcg) y yodo (200mcg) es universal en todos los embarazos

HIPERTIROIDISMO GESTACIONAL

Es menos frecuente que el hipotirodismo, con una incidencia del 0-3%

El hipertioridismo gestacional esta muy relacionado con el aumento de la hormona HCG. Se eleva mucho el primer trimestre (provocando un aumento de nauseas y vómitos) y tiende a estabilizarse a partir del segundo trimestre (mejora de síntomas) **información sobre cambios digestivos en el embarazo

A diferencia del hipotiroidismo no es habitual la necesidad de tratamiento ya que se espera que se normalice a partir del segundo trimestre y no tiene la misma la afectación materno-fetal que el hipotiroidismo

CONTROL DESPUÉS DEL EMBARAZO

Las alteraciones tiroideas durante la gestación no siempre se mantienen después del parto

Una vez pasada la cuarentena se espera que tras la normalización hormonal del embarazo se estabilice la glandula tiroides y con ello las hormonas tiroideas

Se revalorarán los niveles de TSH después de la cuarentena (aproximadamente 4-6 semanas postparto)

No se debe abandonar el tratamiento con levotiroxina después del parto sin supervisión médica, aunque con frecuencia la dosis disminuye después de dar a luz

HIPOTIROIDISMO EMBARAZO

Espero que esta información sea de o ayuda en tu embarazo

Blanca Matrona

Etiquetado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.